Páginas vistas en total

miércoles, 12 de enero de 2011

LAS ENFERMEDADES LABORALES Y LAS ENFERMEDADES INCULPABLES


SECCIÓN LEGALES
LAS ENFERMEDADES
LABORALES Y LAS
ENFERMEDADES
INCULPABLES



LAS ENFERMEDADES DEL TRABAJADOR, PUEDEN SER “PROFESIONALES” O “INCULPABLES
”.
Las primeras tienen su origen a consecuencia del
trabajo, como pueden ser una hipoacusia o cervicalgia,
y están reguladas, conjuntamente con
los accidentes de trabajo, en la Ley de Riesgos del
Trabajo (24557). Esta ley determina que la licencia
por enfermedad o accidente laboral, tiene una duración
de hasta un (1) año (art. 7 y 13). Pero a su vez,
si de los mismos quedan secuelas en la salud del trabajador,
este tiene derecho al cobro de una indemnización
(art.14).
Es cotidiano que por padecer estas enfermedades,
que tienen como causa las pésimas condiciones de
trabajo que las empresas imponen, seamos despedidos,
y que la empresa intente desligarse de estas
consecuencias.
Las enfermedades inculpables, son aquellas que
el trabajador contrae por cualquier causa, como por
ej.: una gripe, dolor muscular, etc. Esta situación está
regulada en La ley de contrato de Trabajo (20.744), en
los arts. 208 a 213.
El plazo máximo de licencia paga, es de tres (3)
meses si no tenes cinco (5) años de antigüedad y carga
familiar (hijos). Seis (6) meses si tenes algunos de
esos presupuestos. Y un (1) año si contas con los dos
(antigüedad y carga familiar). Después de estos plazos
la empresa debe guardar el puesto durante un
año más.
Las empresas desconocen a diario estos derechos.
Otorgan licencias o no a su criterio, o levantan las
carpetas médicas arbitrariamente, ordenando regresar
al trabajo. Todo este accionar, aparte de ser INJUSTO,
es ILEGAL.
Ante una enfermedad inculpable, el trabajador solo
debe dar aviso a la patronal en el transcurso de la
primera jornada de trabajo. Es común que se dé aviso
mediante la presentación del certificado que dispone
el reposo. También puede hacerse por otros medios,
como puede ser el telegrama laboral. También tiene
la obligación de someterse al control del facultativo
de la empresa.
El certificado del médico del trabajador, que ordena
el reposo se impone a cualquier orden o criterio
patronal, e incluso a un certificado médico que esta
pretenda validar.
Si la patronal pretende desconocer la licencia médica
debe solicitar ante el Ministerio de Trabajo, una
junta médica. Pero incluso llegado el caso de que el
ministerio resuelva desestimando la enfermedad, la
resolución solo tiene efectos hacia adelante, ya que
el trabajador en reposo siguió las prescripciones profesionales,
y no es su responsabilidad.
Las empresas a través de presiones de todo estilo
incumplen con la legislación vigente. Los ritmos acelerados
de trabajo y el desconocimiento de las licencias,
se imponen para obtener una mayor rentabilidad
a expensas de nuestra salud.
Desde teleoperadores en lucha exigimos:
- Reconocimiento de las licencias por enfermedad.
- Mejores condiciones de trabajo (ritmos de trabajo,
descansos, herramientas adecuadas).
- Basta de despidos por enfermedad y aprietes
de las empresas.
NO A LOS DESPIDOS, SI AL AUMENTO SALARIAL

ASESORAMIENTO LEGAL Comunicate con nosotros al teléfono 0351 155495623 o al
mail teleoperadoresenlucha@gmail.com y hacé tu consulta

lunes, 10 de enero de 2011

TELEOPERADORES EN LUCHA


TELEOPERADORES EN LUCHA

¿QUIENES SOMOS?

Teleoperadores en Lucha surge de la necesidad
de organizarnos al interior de los calls debido
a las condiciones de trabajo a las que nos han
expuesto, cuyos mecanismos se aplican en la flexibilidad
y súper explotación laboral.
Los trabajadores somos los que sostenemos el
negocio y la redituabilidad de los servicios de atención
al cliente de grandes empresas, mediante el
negociado de otras empresas internacionales.
De nuestra explotación,
las empresas ganan cientos
de millones al año; contando para
ello con un Estado cómplice y ausente
que oculta esta y tantas otras
situaciones, y con la complicidad
de las conducciones de nuestros
gremios corruptos.
Mientras en nuestro trabajo se
nos presiona constantemente
para
que la cuenta sea
rentable, se nos
manipula alterando
las exigencias
de nuestro trabajo
según como acuerden
los contratos
con cada cuenta, se nos desgasta física y mentalmente,
se no quita comisiones con excusas que no
se registran en ningún reglamento, ya que no hay
ningún convenio de trabajo que nos diga como atender
(de hecho, el ser empleado de comercio dice que
vendemos, no que atendemos consultas) o como se
cobran los premios, que por ley son discriminatorios
e injustos (no cobramos por venta sino por
“ranking”), muchas veces no se nos respetan los
acuerdos por los cuales se nos debe aumentar el salario,
se nos controla hasta nuestro modo de responderle
a un supervisor (elaboran y archivan informes
de cada agente, sus actitudes y expresiones
hacia la empresa), despidos constantes por enfermedades
que ellos mismos causan y no se hacen
cargo. Y encima de todo, si te quejas, te echan, y
hasta buscan armarte una causa para no pagar el
despido.
La pregunta que surge entonces es qué hacer para
que esos rumores que compartimos entre conocidos,
en los breaks o en los pasillos, sobre nuestros
derechos o sobre lo que la empresa está decidiendo
exigirnos a espaldas nuestras, en charlas silenciosas
y presionados por el hecho que escuche algún
buchón, sean charlas abiertas en las
que podamos participar libremente,
sabiendo qué se dice y por qué, y poder
así decirle basta a los maltratos,
a las injusticias, al no cumplimiento
de la ley, y sobre todo, basta a los
despidos, en una expresión del conjunto
de los trabajadores que ni los
supervisores puedan callar con sus
gritos e intimidaciones.
La respuesta,
creemos, está en la
organización del
conjunto de los
trabajadores, con
un programa que
lleve adelante
nuestra lucha para
cambiar estas
condiciones laborales. Mediante la elección de delegados
gremiales en cada una de las cuentas, donde
estos estén protegidos por las leyes sindicales,
y que cada decisión y conclusión que se exprese a
través de este órgano sea fruto de la decisión de todos
los trabajadores en asambleas donde se pongan
de manifiesto cada opinión. Solo así, compañeros,
podremos asegurar nuestros puestos de trabajo,
aumentos salariales, nuestros derechos laborales,
y sobre todo, superar las burocracias sindicales de
las que somos víctimas, para defender lo que nos
hace fuertes a los trabajadores que es nuestra libertad
de expresión y organización.
Por los derechos de los trabajadores, Teleoperadores
en Luchay el movimiento de trabajadores de
Calls Centers se construye en Córdoba.

miércoles, 5 de enero de 2011

En Buenos Aires - Enorme triunfo en Teleperformance


Enorme triunfo en Teleperformance

El 15 de diciembre se realizaron las elecciones de delegados en el edificio de Teleperformance Yrigoyen, en Capital Federal. La lista 2, TP Reclamos, que nuclea a los sectores más activos, se impuso en forma contundente con 264 votos, contra 170 votos de la Lista 3 y 70 votos de la Lista 1 -éstas dos últimas de la burocracia de Cavalieri.
La presentación de la Lista 2 fue un triunfo de los trabajadores frente a la empresa y la burocracia, las que intentaron impedir su presentación. La lista expresó el hartazgo de los trabajadores frente a los bajos salarios, la inestabilidad laboral y la mala liquidación de los sueldos. Los cientos de despidos en la cuenta de Vodafone a lo largo del año y las pésimas condiciones de trabajo, que la burocracia consintió sin tomar una sola medida, fueron enfrentados por los trabajadores por medio de asambleas y paros.
Finalmente, y sorteando todo tipo de obstáculos, el activismo agrupado en la Lista 2 obtuvo el 50 por ciento de los votos, en una elección en la que votó el 55 por ciento del padrón, contra un 25 por ciento que había participado de la elección anterior.
El triunfo de la lista antiburocrática en Teleperformance fue precedido por la intensa lucha en Actionline, por parte de los trabajadores y de su Comisión de Reclamos. Allí, durante 2010, los agentes protagonizaron importantes huelgas y asambleas, que frenaron en cuatro oportunidades los intentos de despido contra referentes sindicales.
El triunfo en Teleperformance es el síntoma de un proceso organizativo y de deliberación más general que recorre a los call centers más grandes. Se encuentra en desarrollo un importante movimiento en las cuentas bancarias, potenciado en los últimos meses por la instalación del problema del tercerismo, por el reencuadramiento en el convenio bancario. Un plenario de casi doscientos trabajadores de distintos edificios acaba de exigir a La Bancaria medidas más decididas para lograr este objetivo.
La consolidación de un bloque de ocho delegados en TP deja planteado un enorme desafío. Luchemos por la extensión de este proceso al resto de los edificios que la multinacional francesa posee en el país, y por la organización de los agentes en todos los call centers. Contra la tercerización, por el salario y por el reconocimiento de la insalubridad de la tarea.

sábado, 19 de junio de 2010

¿QUIENES SOMOS?

Teleoperadores en Lucha surge de la necesidad de organizarnos al interior de los call debido a las condiciones de trabajo a las que nos han expuesto, cuyos mecanismos se aplican en la flexibilidad y súper explotación laboral.

Los trabajadores somos los que sostenemos el negocio y la redituabilidad de los servicios de atención al cliente de grandes empresas internacionales, mediante el negociado de los call centers. De nuestra explotación, estas empresas ganan cientos de millones al año; contando para ello con un Estado cómplice y ausente, que oculta esta y tantas otras situaciones de degradación de los trabajadores, y con la complicidad de las conducciones de nuestros gremios corruptos.

Mientras tanto, en nuestro trabajo se nos presiona constantemente para que la cuenta sea rentable, se nos manipula alterando las exigencias de nuestro trabajo según como acuerden los contratos con cada cuenta, se nos desgasta física y mentalmente, se no quita comisiones con excusas que no se registran en ningún reglamento, ya que no hay ningún convenio de trabajo que nos diga como atender (de hecho, el ser empleado de comercio dice que vendemos, no que atendemos consultas) o como se cobran los premios, que por ley son discriminatorios e injustos (no cobramos por venta sino por “ranking”), muchas veces no se nos respetan los acuerdos por los cuales se nos debe aumentar el salario, se nos controla hasta nuestro modo de responderle a un supervisor (elaboran y archivan informes de cada agente, sus actitudes y expresiones hacia la empresa), se despide compañeros por enfermedades que ellos mismos causan y no se hacen cargo, etc. Y encima de todo, si te quejas, te echan, y hasta buscan armarte una causa para no pagar el despido, a través de sanciones orales o escritas que no tienen ningún fundamento legal, y que solo adquieren validez si no son rechazadas por el empleado por medio de un telegrama o una carta a documento.

La pregunta que surge entonces es qué hacer para que esos rumores que circulan entre nuestros conocidos, en los breaks o en los pasillos, sobre nuestros derechos o sobre lo que la empresa está decidiendo exigirnos a espaldas nuestras, en charlas silenciosas y presionados por el hecho que escuche algún buchón; sean charlas abiertas en las que podamos participar libremente, sabiendo qué se dice y por qué, y poder así encontrar el modo de decirle basta a los maltratos, a las injusticias, al no cumplimiento de la ley, y sobre todo, basta a los despidos, en una expresión del conjunto de los trabajadores que ni los supervisores puedan callar con sus gritos e intimidaciones…

La respuesta son los trabajadores y su lucha. Lucha en tanto somos a los únicos que nos interesa cambiar nuestras condiciones, Lucha en tanto hay un Estado ausente y un sindicato que no nos representa, Lucha en tanto sabemos que todas las victorias de los trabajadores fueron en base a la organización de conjunto de un programa reivindicatorio por el cual manifiestan una lucha por sus derechos.

TELEOPERADORES EN LUCHA no es solo un grupo de laburantes que se organiza “clandestinamente”, sino también un programa de lucha propia de los trabajadores, en construcción por la participación de todos los empleados, con quienes intercambiamos posiciones, y llevamos adelante esta tarea de poder lanzar nuestro boletín, financiado por fondos propios y colaboraciones de quienes se suman, donde buscamos informar y asesorar acerca de nuestros derechos y nuestra realidad. Interpretamos que la situación política que vive nuestro país lleva a establecernos en un horizonte más allá de la mera reivindicación salarial. Tenemos que ir por la libre elección de delegados en cada cuenta, para que cada decisión y conclusión que deba expresarse a través de este órgano sea fruto de la decisión de todos los trabajadores mediante asambleas democráticas. Solo así, compañeros, podremos asegurar nuestros puestos de trabajo, nuestros aumentos salariales, nuestros derechos, y sobre todo, superar las burocracias sindicales de las que somos víctimas, para defender lo que nos hace fuertes a los trabajadores, que es nuestra libertad de expresión y organización. Es sumamente necesario que comiencen a reunirse con sus compañeros de trabajo, con los mayores recaudos de no exponerse, y así, cada trabajador vea la necesidad de organizarse. Sepan, tienen todo nuestro apoyo y asesoramiento, contáctennos.

Por los derechos de los trabajadores, “Teleoperadores en lucha” y el movimiento de trabajadores de Call Centers se construye en Córdoba.